Abuela Pepa. REMEDIOS CASEROS

¿Congestión nasal? Mira qué fácil es acabar con ella.

La causa más común son los resfriados, gripe y/o alergias. Sonarse la nariz es bueno para eliminar la mucosa (no se deba tragar), pero no soluciona el problema de taponamiento ya que la causa real son unas membranas que cubren los conductos nasales que se inflaman e irritan, originando la sensación de nariz taponada. Son precisamente estas membranas irritadas las que producen un exceso de mucosidad, para limpiar la nariz de aquello que lo produce. A veces también podemos tener la nariz taponada sin secreción de mucosidad.

Si queremos destaponar la nariz sin el uso de productos comerciales hay remedios naturales muy efectivos que podemos usar.

Humedecer el aire
El aire seco suele irritar más las membranas de la nariz empeorando el problema, así que usando un humidificador, reducimos la sequedad del ambiente y por lo tanto, la irritación de dichas membranas. Se recomienda usar agua destilada para evitar que puedan proliferar las bacterias con facilidad.

Vapor con eucalipto
En una olla con agua caliente se puede agregar unas gotitas de aceite de eucalipto e inhalar el vapor. El eucalipto, además de propiedades anti-bacterianas tiene propiedades expectorantes que ayudan en la descongestión nasal.

Cebollas
Es un remedio raro, pero una manera de expulsar la mucosidad, es picar una cebolla. Te hace llorar aflojando la mucosidad, por lo que se irá expulsando poco a poco.

Aceite esencial de eucalipto
No se debe poner directamente sobre la nariz, pero puedes echar unas gotas en un pañuelo e ir oliéndolo de vez en cuando a lo largo del día.

Líquidos calientes
Las bebidas calientes, como té o el caldo, alivian la congestión nasal.