Abuela Pepa. DE INTERÉS

Ahorra más de 3.500 litros de agua en un año con este simple gesto

En estos tiempos en donde el agua escasea conviene más que nunca usarla de manera inteligente y eficaz. Lo más importante es tener conciencia de la cantidad de miles de litros que podemos ahorrar cada uno de nosotros en un año, con gestos diarios muy fáciles de llevar a cabo.

1. Cuando te vayas a duchar...
A la hora de tomar una ducha, el agua caliente siempre tarda un tiempo en salir y además hay que templarla a gusto. Durante ese tiempo, aprovecha esa cantidad de agua para llenar un cubo que podrás usar después para fregar o para cuando vayas al baño. En un cubo caben unos 10 litros, si haces esto a diario habrás ahorrado unos 3.650 litros en un año.

2. Quita un poco de potencia al agua
Durante la ducha tampoco es necesario que el agua salga con toda la fuerz que tenga. Si tienes mucha, puedes quitar un poco y habrás ahorrado muchos más litros aún.

3. En el cepillado de dientes
Cuando te laves los dientes, llenar un vaso para enjuagarse la boca, es una buena solución para no desperdiciar demasiada y sumar unos litros más de ahorro.

4. A la hora de lavar los platos
Mientras lavamos los platos, es importante no dejar el grifo corriendo cuando estamos enjabonando, es una de las acciones en las que más agua se desperdicia en el hogar.

Para entender la dimensión del agua que podemos ahorrar sirva este ejemplo. España tiene una población aproximada de 47 millones de habitantes, vamos a suponer que la media de las personas que se duchan a diario sea de 30 millones. Pues bien, si cada uno lleváramos a la práctica solo el ejemplo del apartado 1, habríamos ahorrado 109.500.000.000 litros en un año (ciento nueve mil quinientos millones de litros = 109,5 hectómetros cúbicos). El embalse de Valmayor tiene una capacidad total de 124 hm3, así que prácticamente tendríamos un embalse más cada año, y esto solo llebando a la práctica la primera acción. El agua es el mayor bien que tenemos, que haya mucha no significa que no tenga valor, sino que son necesarias esas cantidades para la vida.

Las cifras que se dan tienen un valor orientativo, no son ni mucho menos exactas, pero sí sirven para entender la dimensión del problema y explican lo sencillo que resultaría con pequeños gestos, ahorrar mucha cantidad de agua.