Abuela Pepa. DE INTERÉS

Porqué son mejores los alimentos ecológicos

Aunque a nivel nutricional no existen datos científicos que puedan indicar que los alimentos ecológicos sean mejores que los productos convencionales, sí que existen beneficios y propiedades que en los convencionales no se encuentran con facilidad. Estas son algunas ventajas y propiedades básicas que deberías saber respecto a los productos ecológicos:

Más saludables

Porque están libres de residuos tóxicos procedentes de pesticidas, antibióticos, fertilizantes sintéticos, aditivos y conservantes. Como los productos ecológicos no llevan estos tóxicos, se asimilan correctamente por nuestro organismo sin alterar las funciones metabólicas. Según los especialistas en nutrición, muchas enfermedades degenerativas radican en la alimentación.

Más nutritivos

Como los alimentos se cultivan en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, son más nutritivos y llegan a tener hasta un 50% más de vitaminas, minerales y oligoelementos, especialmente vitamina C, minerales esenciales (calcio, magnesio, hierro, cromo…) y antioxidantes, que ayudan a prevenir determinadas enfermedades.

Más sabrosos

Al elaborarse de forma artesanal y cuidarse más, finalmente tienen mejor sabor, ya que las plantas son regeneradas y fertilizadas orgánicamente, creciendo sanas y conservando su aroma, color y sabor.

Libres de pesticidas

Sobra decir el daño que origina a nuestra salud los centenares de pesticidas químicos que se usan en la agricultura. Diferentes estudios hablan de una relación entre pesticidas y algunas enfermedades (cáncer, alergias y asma).

Libre de antibióticos

En la ganadería tradicional existe un uso creciente de antibióticos que acaban en nuestro organismo una vez que se consume, poniendo nuestra salud en riesgo. En cambio, el reglamento europeo prohíbe en la ganadería ecológica el uso de estos antibióticos.

Sin aditivos sintéticos

Lo alimentos ecológicos no contienen aditivos de síntesis causantes de algunas enfermedades (insuficiencias cardíacas, osteoporosis, migrañas e hiperactividad). Como se cultivan sin agroquímicos y sin aditivos, y además respetando los ritmos naturales acaban siendo productos equilibrados y muy ricos en nutrientes.

Cabe destacar que diferentes estudios han demostrado que no se necesita el uso de sustancias de síntesis para el cultivo, producción de alimentos y conservación posterior, puesto que no es necesario el consumo de productos fuera de temporada para cumplir con las necesidades nutricionales de nuestro organismo.

No contienen organismos genéticamente modificados (OGM)

El uso de OGM´s en la agricultura convencional conduce hacia la uniformidad genética y con ello hacia una erosión genética, es decir, pérdida de variedad, con grandes extensiones de un mismo cultivo. La agricultura ecológica conserva la variedad genética de las diferentes especies, y así también la riqueza de los paisajes de cultivo.

Sostenibles con el medio ambiente

El consumo de alimentos de cultivo ecológico colabora en la conservación del medio ambiente, evitando la contaminación de la tierra, el agua y el aire, porque tiene una contaminación más baja de aerosoles, lo que se traduce en menos dióxido de carbono, previniendo así el efecto invernadero. Además no genera residuos contaminantes y ayuda al ahorro energético ya que trata de aprovechar al máximo los recursos renovables. También preserva las semillas para el futuro, impidiendo la desaparición de algunas variedades de gran valor, no solo nutritivo, sino cultural.

Respetuosos con el bienestar animal

En la ganadería ecológica a los animales no se les practica la inseminación artificial ni tampoco el uso de hormonas para generar una mayor producción. Su alimentación se basa en pastos naturales, leche (preferiblemente de su propia madre), piensos y forrajes ecológicos que no llevan pesticidas, fertilizantes y/o transgénicos.

Además, en lo que respecta a la habitabilidad en las granjas, el reglamento europeo contempla normas para que que los animales crezcan a su ritmo natural y en unas condiciones de vida adecuadas. Un animal bien cuidado y sin estrés no solo produce más sino que goza de mejor salud.

Respetuosos con la naturaleza

La agricultura ecológica respeta el equilibrio de la naturaleza y contribuye a la preservación del ecosistema y al desarrollo rural sostenible:
    - fertiliza la tierra y frena la desertificación
    - favorece la retención del agua y no contamina los acuíferos
    - fomenta la biodiversidad
    - mantiene los hábitats de animales silvestres, favoreciendo la vida de muchas especies
    - respeta los ciclos naturales de los cultivos, evitando así la degradación y contaminación de los ecosistemas
    - favorece la biodiversidad y el equilibrio ecológico mediante rotaciones, asociaciones, abonos verdes, setos, ganadería extensiva...
    - potencia la fertilidad natural de los suelos y su capacidad productiva
    - recicla los nutrientes ya que los incorpora de nuevo a la tierra como compost o abono orgánico
    - utiliza de forma óptima los recursos naturales

Fuentes
Sabor mediterráneo
Natursan