Abuela Pepa. DE INTERÉS

Cuidado con el consumo de pepinos no ecológicos.

Efectivamente, el pepino ocupa el lugar número doce entre los alimentos más contaminados, y el segundo puesto con respecto al riesgo de cáncer debido a su alto contenido de pesticidas, según el Grupo de Trabajo Ambiental EWG.

Además, después de ser cultivados y a fin de que aguanten los viajes de transporte y su manipulación, se cubren con ceras que, aunque debieran ser de grado alimenticio y seguras, en ocasiones provienen de derivados del petróleo y podrían contener residuos de solventes o colofonias de madera, lo que no la hacen muy aptas para el consumo. Actualmente se usa la cera de carnauba (proviene del árbol de palma de carnauba), la cera de aveja, de shellac (del escarabajo lac) y las ceras a base de petróleo. De ahí que valga la pena comprar pepinos orgánicos, aunque en honor a la verdad algunos vegetales orgánicos, si bien no contienen ceras derivadas del petróleo, sí que pueden tener de carnauba o shellac.

Como consejo y para poder eliminar los contaminantes existentes por debajo de la superficie de las frutas y vegetales, es bueno usar un limpiador de frutas que también elimine la cera. Claro, otra opción es pelar el pepino, pero como la cascara, así como sus semillas son una de las partes más nutritivas, conviene consumirlo completo.