Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia en la navegación. Al seguir navegando entendemos que acepta su uso.
Si lo desea, puede consultar nuestras políticas de privacidad y cookies.
ENTENDIDO
Abuela Pepa: propiedades y beneficios de las almendras

Las almendras, gran fuente de calcio y antioxidantes

- Ricas en vitaminas E
- Repletas de antioxidantes
- Buenas para los deportistas
- Beneficiosas para el cerebro
- Buenas para las embarazadas
- Cuidan nuestra salud cardiovascular
- Fortalecen el sistema inmunitario
- Buenas para la vista
- Alternativa a los lácteos
- Ayudan a controlar el azúcar en sangre
- Ayudan a perder peso

La almendra es un alimento con una gran riqueza proteica (cerca de 20 gramos por cada 100), aminoácidos esenciales y grasas saludables, así como una valiosa fuente de nutrientes y un índice glucémico bajo lo que la hace imprescindible para una dieta sana y equilibrada. Poseen mucho calcio (el doble que la leche en el mismo peso) y diferentes minerales como magnesio, fósforo, manganeso, hierro y cinc, aunque la característica más destacable de la almendra es su reparto de grasas. El 54% de una almendra seca son ácidos grasos de los cuales un 65% de ellos son grasas monoinsaturadas, un 26% poliinsaturadas y menos del 10% grasas saturadas, lo que responde a un patrón muy saludable.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DE LAS ALMENDRAS

Ricas en vitaminas E

Las almendras son muy antioxidantes gracias a su elevado contenido en vitamina E. Así, 30 gramos cubren un 63% de las necesidades diarias. Además, la vitamina E es liposoluble (capaz de inhibir la oxidación de las grasas). También estás presentes en las almendras vitaminas del grupo B, especialmente riboflavina o vitamina B2. Algunos estudios señalan que un mayor consumo de vitamina E está relacionado con una menor incidencia de enfermedades cardíacas, cáncer y Alzheimer.

Ricas en antioxidantes

Los antioxidantes de la almendra están presentes en la parte marrón de la piel que la recubre. Por esta razón, desde el punto de vista de la salud, comerlas peladas no es una buena opción. Un estudio clínico realizado sobre 60 fumadores de sexo masculino concluyó que 84 gramos de almendras diarias eran capaces de reducir los biomarcadores de estrés oxidativo entre un 23% y un 34 % en solo cuatro semanas. Este resultado junto con los de otra investigación, apoyan la teoría de que consumir almendras junto con las principales comidas del día reducen algunos marcadores de daño oxidativo, protegiénd del daño oxidativo a las células, causantes del envejecimiento y diferentes enfermedades.

Actúan contra la ansiedad y el estrés

Las paraguayas contienen magnesio, un mineral que ayuda a regular el sistema nervioso, actuando contra la ansiedad y el estrés.

Buena para los deportistas

Debido a la cantidad de proteínas que otorga, es un alimento que ayuda a reconstituir y tonificar el organismo después de una actividad física.

Favorecen el rendimiento intelectual y cerebro

Su riqueza en fósforo y ácidos grasos hacen que sea un alimento idóneo para potenciar el rendimiento intelectual y alimentar el cerebro. Además contribuye en la prevención de un bajo rendimiento intelectual, pérdidas de memoria y cambios de humor súbitos.

Buena para las embarazadas

Su aporte en proteínas y minerales (calcio y magnesio) la convierten en un alimento beneficioso durante la gestación y el embarazo. Además también es un estimulante de la leche materna (galactógena).

Cuidan nuestra salud cardiovascular

Las grasas no saturadas de la almendra, y de manera especial sus ácidos grasos monoinsaturados, disminuyen el colesterol LDL «malo» y favorecen el aumento del colesterol HDL, que previenen los accidentes cardiovasculares. Tambien, la presencia de flavonoides (quercetina, catequinas y rutinósidos) contribuyen al buen estado del sistema circulatorio.

Fortalecen el sistema inmunitario

La almendras ayudan a reforzar nuestro sistema inmunitario debido a los antioxidantes que posee (vitamina E, quercetina, manganeso y cinc).

Buenas para la vista

Las vitaminas del grupo B que contienen son esenciales para la integridad de la córnea, imprescindible para gozar de una buena visión.

Alternativa a los lácteos

Como la almendra es muy rica en calcio, es una buena alternativa a los lácteos si se quiere obtener el calcio, magnesio y fósforo necesarios para la formación y regeneración de huesos y dientes. Este aporte, además, ayuda a prevenir la fragilidad ósea y la osteoporosis.

Ayudan a controlar el azúcar en sangre

El elevado contenido de magnesio de las almendras favorece el control de azúcar en sangre. La ingesta diaria recomendada de dicho mineral es de 310 a 420 mg. y 50 gramos de almendras contienen prácticamente la mitad: cerca 150 mg.

Ayudan a perder peso

Como son bajas en carbohidratos y altas en proteínas y fibra favorecen la sensación de saciedad, lo que lleva a una menor ingesta de calorías. Aunque no son recomendables en aquéllas personas que tienen tendencia a comer de más, un estudio en 100 mujeres obesas determinó que, dentro de una dieta saludable, aquellas que consumieron almendras perdieron más peso y mostraron mejoras en la circunferencia de la cintura y otros marcadores de salud.


Fuentes:
Cuerpomente
El nuevo Herald


Recuerda que cualquier tratamiento a base de plantas medicinales o especias debe ser supervisado por un médico o especialista, ya que algunas plantas tienen sustancias que tomadas en cantidades excesivas pueden ser perjudiciales para la salud. Además, si se tiene alguna enfermedad o se sigue algún tratamiento, pueden interferir el mismo.