Abuela Pepa: propiedades y beneficios de las mandarinas

Las mandarinas nos aportan energía, mucha vitamina C y antioxidantes.

Las mandarinas pueden proporcionarnos el 80% de la vitamina C necesaria diariamente y son una gran fuente de antioxidantes, muy beneficiosos en la lucha contra los radicales libres. Contienen vitaminas C, E del grupo B (B1, B3, B5, B6 y B9 o ácido fólico), y minerales como el potasio, calcio, fósforo, magnesio, selenio, fibra, carbohidratos, aminoácidos y agua.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES

Reducen el riesgo de cáncer de hígado
Algunas investigaciones revelan que las mandarinas pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer de hígado. Por ejemplo, el zumo de mandarina dado a los pacientes con hepatitis C, redujo el riesgo de desarrollar cáncer de hígado gracias a su elevado contenido de criptoxantina beta. Además, las mandarinas tienen grandes cantidades de limoneno que tiene efectos anticancerígenos y ayuda a prevenir el cáncer de mama.

Hidratantes
Las mandarinas tienen un gran contenido de potasio, vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, por lo que son muy saludables para hidratar el cuerpo después de una actividad física.

Reducen el colesterol
Las mandarinas producen sinefrina, esta sustancia frena la producción de colesterol. Además, los antioxidantes que contienen reducen el colesterol malo y promueven el bueno. También evitan que el colesterol se adhiera a las paredes de las arterias, y como contienen fibra soluble e insoluble impiden la absorción del colesterol en el intestino.

Reducen la presión arterial
Los nutrientes y minerales como el potasio de las mandarinas, reducen la presión arterial. Ayudan a que el flujo de sangre se mueva suavemente a través de las arterias manteniendo la presión arterial normal.

Son depurativas
Las mandarinas son un purificador natural de la sangre, por lo tanto ayudan a eliminar las toxinas y sustancias en nuestro organismo.

Beneficiosas para el estreñimiento
Como las mandarinas son muy ricas en fibra, son idóneas para combatir el estreñimiento y estimular el buen tránsito estomacal.

Ayudan a adelgazar
Debido también al importante aporte de fibra, mantienen el estómago lleno por más tiempo, reduciendo el deseo de comer más. Se ha descubierto que comer mandarinas baja la insulina, por tanto en lugar de almacenar el azúcar y convertirlo en grasas, lo usa como combustible, produciéndose una pérdida de peso.

Sistema inmune saludable
La vitamina C de la mandarina es fundamental para un sistema inmunológico saludable. Además tienen propiedades antimicrobianas, por lo que evitan la infección de las heridas, los virus, hongos e infecciones bacterianas. También evitan calambres y vómitos porque previenen espasmos en el aparato digestivo y el sistema nervioso.

Beneficiosas para la salud de la piel
Con un consumo regular de zumo de mandarina podemos conseguir que nuestra piel brille, así como mejorar su tono. Además, los antioxidantes que contienen las mandarinas nos protegen de los rayos. También reduce los signos del envejecimiento (arrugas, líneas finas y manchas).

Evitan la anemia
Ello es debido a que la vitamina C de la mandarina ayuda al organismo a absorber mejor el hierro.

Beneficiosas para el crecimiento del cabello
Las mandarinas son ricas en vitamina E y B12, que son esenciales para inducir el crecimiento del cabello. Además, la vitamina B12 presente en las mandarinas ayuda a ralentizar el encanecimiento de su cabello.

Y además...
Nos ayudan a tener unos huesos fuertes, relajan los músculos y nos protegen de los resfriados y de los tóxicos.

Fuentes:
Beta complejo agroindustrial
Mejor con salud
Botanical online

La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.