Abuela Pepa: propiedades y beneficios de las zanahorias

Uno de los alimentos con más beneficios para nuestra salud

Las zanahorias son vegetales muy saludables de los que se pueden obtener muchos beneficios debido a la gran cantidad de nutrientes que contienen. Están repletas de betacaroteno, vitaminas (A, C, B1, B2, B3, B6, B9, C, E, colina y K) y minerales (potasio, manganeso, hierro, calcio y fósforo).

Son una buena fuente de fibra dietética, y no tienen grasas saturadas ni colesterol, además tienen pocas calorías (40 por cada 100 gr) y forman parte del grupo de alimentos con «efectos prometedores» en la prevención de algunos tipos de cáncer.

Para aprovecharnos de todas sus bondades es mejor comerlas crudas, aunque se ha comprobado que con una ligera cocción incrementa su contenido en betacaroteno.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES

Grandes aliadas contra el cáncer
Según señala la OMS en su informe World Cancer Report 2014, las zanahorias, junto con las espinacas y los tomates (que también contienen carotenoides) sirven para prevenir el cáncer de mama.

Otro informe de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) afirma que cocida entera y después troceada, contiene un 25% más de falcarinol, un compuesto que en nuestro organismo actúa como protector ante el desarrollo de algunos de tumores.

Se ha estudiado el papel de los betacarotenos en la prevención de algunos tipos de cáncer. Actúan impidiendo el desarrollo de células cancerosas, evitando que estos procesos no pasen de un estadio primitivo. Aunque para obtener su efecto anticancerígeno se deben obtener directamente de los alimentos, no en forma de suplementos. Por lo tanto, comer zanahorias, junto con una dieta y estilo de vida saludables, puede prevenir ciertos tipos de cáncer.

También se ha comprobado que comer zanahorias favorece una buena regulación intestinal, previniendo la aparición del cáncer de colon.

Regulan el intestino
La zanahoria es perfecta para los que padecen gastritis, dolor de estómago, úlceras digestivas, diverticulitis, estreñimiento, hemorroides… ya que suavizan y calman la mucosa digestiva. Además ayuda a reparar el intestino irritado y consumida regularmente evita el estreñimiento y la aparición de hemorroides debido a que son laxantes naturales, es decir, no irritan el intestino. Su riqueza en pectinas, constituyen un buen remedio para combatir la diarrea.

Fortalecen dientes y encías
Comerla cruda fortalece los dientes y las encías porque mejora el riego sanguíneo bucal y evita que las bacterias puedan adherirse a los dientes. Al contener flúor ayudan a mantener en buen estado el esmalte dental, evitando de esta manera la aparición de caries.

Estimulan el apetito
Las zanahorias tienen la capacidad de estimular el apetito, incluso en tratamientos para la depresión si existe pérdida de las ganas de comer.

Diuréticas
El elevado contenido en agua de las zanahorias hacen que esta hortaliza sea diurética y ayude a desintegrar los cálculos renales, su consumo reduce la posibilidades de padecer estreñimiento ocasional (por cambios de estación o de hábitos, por ejemplo durante las vacaciones) y ayudan también a tratar los cólicos abdominales y dolores estomacales, siendo un vegetal diurético recomendado para aquellas personas con problemas renales o de vejiga.

Fortalecen uñas y cabellos
La abundancia de betacaroteno que tienen las zanahorias (provitamina A), se transforma en el organismo en retinol (vitamina A). Este compuesto repara las células dañadas por efectos ambientales, fortaleciendo y revitalizando las uñas y el pelo. Además la vitamina A ayuda en la producción de sebo, que es muy saludable para el cuero cabelludo.

Buenas para la vista
Los betacarotenos evitan el envejecimiento prematuro, ayudando proteger a nuestra retina contra la aparición de cataratas. Se recomienda comer zanahorias a diario, en casos de pérdida de agudeza visual y ceguera crepuscular (dificultad para ver por la noche o con poca luz).

Disminuyen la presión arterial
La cantidad de vitaminas B que hay en las zanahorias benefician la circulación, asegurando que tanto el corazón como los pulmones tengan nutrientes disponibles para realizar bien su trabajo. Por ello comer zanahorias, reduce el riesgo de padecer enfermedad cardiovascular y disminuye la presión arterial.

Disminuyen el colesterol
Las zanahorias son un alimento altamente antioxidante que ayudan a reparar las paredes de las arterias, como también contienen mucho ácido fólico y mucha fibra, limpian las arterias de tóxicos y mejoran la circulación. Además, su ingesta reduce los niveles de triglicéridos y ayuda a prevenir la arterosclerosis.

Beneficiosas para la salud de la piel
Es por la capacidad que tienen de nutrir la piel y absorber las impurezas acumuladas sobre el cutis. Es muy útil para paliar la acción destructiva de los rayos ultravioletas.

Gran ayuda para los convalecientes
Gracias a las propiedades mineralizantes y vitaminizantes de esta hortaliza, perfecta para mejorar la salud de personas extremadamente cansadas. Además, relaja los nervios y la ansiedad.

Ayudan a regular el ciclo menstrual
Los estudios confirman que aquellas mujeres que consumen zanahorias, reducen las irregularidades en el ciclo menstrual. También están aconsejadas si se sufren cólicos o dolores fuertes justo antes o después de la menstruación.

Activan el proceso de bronceado
El aporte de provitamina A de las zanahorias, ayuda a broncear la piel de manera equilibrada y reduce la probabilidad de quemaduras.

Reducen la anemia
Son muy buenas para aquellas personas que tienen niveles bajos de hierro, ya que mejoran esta situación, está recomendada para los que llevan una mala alimentación.

Frenan el envejecimiento prematuro
Es por la cantidad de nutrientes que aportan a nuestro organismo, sobre todo por la gran cantidad de vitamina A y antioxidantes, que actúan contra los radicales libres y ayudan a retrasar el envejecimiento prematuro.

Beneficiosas durante el embarazo, lactancia y crecimiento
Por la vitamina A, en forma de betacarotenos que contienen las zanahorias, muchos dietistas la recomiendan para la madre, ya que ayuda a asegurar el correcto desarrollo del embarazo y una nutrición óptima durante la lactancia. Además es muy importante durante la lactancia y para niños y jóvenes en edad de crecimiento.

Mejoran la calidad de la leche materna
Es debido al betacaroteno, vitamina A y enzimas de las zanahorias, que favorecen una producción saludable de leche materna.

Zanahorias para bebés
Es uno de los primeros alimentos que se introducen en la papilla de los bebés, porque son muy digeribles y ayudan al buen estado del aparato digestivo y a favorecer la formación de los glóbulos rojos, previniendo la anemia

Aumentan las defensas
La vitamina A de las zanahorias (en forma de betacarotenos) ayuda a que el sistema inmunitario funcione correctamente, esencial para la formación de proteínas y otros sistemas de defensa del organismo.

Contraindicaciones
Una ingesta excesiva de zanahorias, puede dar lugar a la carotenodermia (palmas y/o manos de la piel anaranjadas). El consumo excesivo de vitamina A durante mucho tiempo, puede producir naúseas, mareos, vómitos y dolor de cabeza, y en casos extremos, puede llegar a producirse hipervitaminosis A, debido a la acumulación de niveles tóxicos en el hígado, lo que requiere tratamiento médico.

Fuentes:
El País
Mejor con salud
Botanical online

La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.