Abuela Pepa: propiedades y beneficios del pomelo

El pomelo es una fruta antioxidante por naturaleza

Los pomelos son muy ricos en vitamina C que es un antioxidante muy poderoso capaz de neutralizar la oxidación que producen los radicales libres en nuestro organismo. También cuenta con muchos principios depurativos por lo que este fruto en sí mismo es una medicina natural contra multitud de enfermedades, sobre todo las producidas por la degradación del organismo debido a factores externos e internos negativos, como el cáncer, la degeneración macular, enfermedades del aparato circulatorio, envejecimiento prematuro, etc.

Su contenido en grasa es prácticamente nulo, muy bajo en proteína vegetal y en carbohidratos y muy alto en agua. Es rico en vitaminas A, B1, B2 y B9 (ácido fólico) y C, y minerales (selenio, hierro, magnesio, azufre, fósforo y potasio). También contiene ácido ascórbico y málico.

Como sucede con otros cítricos, la gran ventaja de los pomelos es que la vitamina C viene acompañada de casi 40 principios antioxidantes capaces de conservar esta vitamina permitiendo que el organismo la aproveche muy bien.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DEL POMELO

Anticancerígeno

El pomelo es rico en naringenina y en hesperidina, dos bioflavonoides cuya influencia en la prevención del desarrollo de células cancerosas ha sido ampliamente demostrada.

Mejora la diabetes

Según el trabajo publicado en la revista científica PLoS ONE de un informe científico de la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel) y el Hospital General de Massachusetts (EE.UU), se concluye que un antioxidante del pomelo, llamado naringenina, aumenta la sensibilidad a la insulina. Esta sustancia, presente también en otros cítricos, activa una serie de proteínas que ayudan al hígado a descomponer los ácidos grasos. De esta manera se mejora la situación de las personas con diabetes.

Previene enfermedades circulatorias

El pomelo contiene unas sustancias (rutina, hesperidina y quercetrina) que son bioflavonoides que incrementan la elasticidad de las arterias favoreciendo la circulación sanguínea, por lo que previene la aparición de infartos de miocardio, las varices o hemorroides.

Fortalece el sistema inmunológico

Intensifica la actividad de los glóbulos blancos, fortaleciendo de esta manera el sistema inmunológico.

Ataca los síntomas del resfriado y gripe

La vitamina C no previene el resfriado ni la gripe, pero disminuye sus síntomas y ayuda a que la persona enferma sane de manera más rápida.

Ideal para adelgazar

No solo por su baja cantidad en carbohidratos y grasa, sino por sus propiedades diuréticas capaces de incrementar la eliminación de líquidos del organismo.

Muy rico en ácido fólico

El pomelo es una fuente muy grande de ácido fólico (vitamina B9), vitamina muy importante para el correcto desarrollo de feto.

Previene la anemia ferropénica

Consumir pomelos ayuda a prevenir la anemia ferropénica producida por los bajos niveles de hierro que impiden una fabricación adecuada de glóbulos rojos, necesarios para la transmisión necesaria del oxígeno a las células.

Beneficia la salud de nuestra piel y cabello

El pomelo contiene betacarotenos que se trasforman en vitamina A y que son muy importantes para mantener una correcta salud de la vista o del cabello.

Estimulante digestivo

Los pomelos estimulan la producción de la bilis por parte del hígado y la liberación de la que se almacena en la vesícula biliar, lo que favorece una buena digestión en aquellas personas con dificultad para ello.

Contraindicaciones

Debido a la acción estimulante de los jugos digestivos del pomelo, no es muy adecuada para aquellas personas con estómagos delicados, úlcera, gastritis o con el estómago demasiado ácido. No es aconsejable si se están tomando medicamentos y se consume este cítrico con frecuencia y en abundancia, ya que se pueden producir interacciones.

Fuentes:
Botanical-online
Ecoagricultor
Efe salud
Natursan

La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.