Abuela Pepa: propiedades y beneficios de la granada

La granada retrasa el envejecimiento, ataca el cáncer y cuida el corazón

Tiene un elevado contenido de antioxidantes y es muy recomendable para mejorar nuestro estado físico general. No contiene grasas saturadas ni colesterol. Es rica en vitaminas (C y K), en fibra dietética (que beneficia a nuestro sistema digestivo) y contiene minerales como el potasio, manganeso, hierro y calcio.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DE LA GRANADA

Saludable para el corazón

La granada o su zumo reduce los niveles de «colesterol malo» en sangre, debido a su combinación única de polifenoles. Y además de prevenir enfermedades del corazón, tiene la capacidad de revertir la aterosclerosis (sólo 60 ml. de jugo de granada al día durante un año, disminuye el tamaño de las lesiones ateroscleróticas en un 35 % y aumenta en un 130% la actividad antioxidante total en sangre).

Ataca el cáncer

Gracias a su elevado contenido de antioxidantes y a sus propiedades antiinflamatorias, un consumo de zumo de granada diario puede ayudar a retrasar la progresión del cáncer de próstata. También se cree que si se combinan el consumo de granadas con otras frutas y verduras se puede frenar el desarrollo de cáncer, incluyendo el de pulmón.

Diferentes estudios han demostrado que el consumo de granadas es eficaz en la reducción de células cancerosas en casos de cáncer de mama, piel, próstata y pulmón. Existen pruebas de que su extracto tiene efectos antitumorales en la piel.

Es un viagra natural

Algunos estudios científicos afirman que las semillas de la granada son un poderoso afrodisíaco, con efectos similares a los producidos por la viagra. En uno de ellos se demostró que las personas que tomaron un zumo de semillas de granada todos los días durante dos semanas, aumentaron un 30% los niveles de testosterona (tanto en hombres como mujeres), incrementando de esta manera el apetito sexual.

Retrasa el envejecimiento

La granada contiene tres veces más antioxidantes que el vino o el té verde, por ello ayuda a prevenir y a retrasar los síntomas del envejecimiento.

Reduce la presión arterial

También por su alto contenido en antioxidantes, hacen que las semillas de granada sean instrumentos muy útiles en caso de hipertensión arterial, ya que mejoran la circulación sanguínea de forma natural reduciendo así la presión arterial alta.

Depurativas del riñón

Su elevado contenido en potasio, convierten a las semillas de granada en idóneas para la eliminación de agua y de sales a través de los riñones, ayudando a la depuración natural de toxinas acumuladas. Además, este mineral ayuda a mantener un correcto equilibrio hidrosalino de nuestro organismo.

Buena para la artritis

El zumo de granada es capaz de inhibir las enzimas que descomponen el cartílago, reduciendo el volumen de inflamatorios liberados por los tejidos.

Protege la piel

La granada en zumo ayuda a proteger la piel contra los efectos nocivos de los rayos ultravioleta. Su zumo también colabora en la regeneración de la dermis y epidermis.

Y además…

El consumo de granadas ofrece beneficios en enfermedades como la diabetes, Alzheimer y la lucha contra la placa dental.

Contraindicaciones

Si se está a dieta es mejor comerla con moderación, ya que es alta en calorías debido su contenido de fructosa natural (53 gramos de carbohidratos y 234 calorías por porción). Está contraindicada para aquellas personas con la presión arterial baja, alergias a ciertos tipo de fruta, asmáticos y diabéticos.
Un consumo excesivo de granada puede irritar el tracto gastrointestinal.

Fuentes:
Mejor con salud
Natursan
Como bajar de peso y más

La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.