Abuela Pepa: propiedades y beneficios del jengibre

El jengibre, una de las plantas más beneficiosas del planeta

Se utiliza habitualmente como remedio casero porque sirve para aliviar las náuseas, cólico, dolor, inflamación, ardor de estómago, gases y problemas digestivos en general, dolor de cabeza o cefalea, e incluso para estimular la producción de leche materna. Se puede usar externamente o de forma interna si lo ingerimos.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DEL JENGIBRE

Dolor de cabeza

Si tienes dolor de cabeza, migraña o jaqueca, el jengibre es un remedio natural efectivo para aliviar los dolores de cabeza asociados a cambios hormonales (menopausia y síndrome premenstrual).

Reduce la inflamación

El consumo habitual de jengibre es un uso tradicional muy útil y beneficioso para reducir la inflamación en cualquier parte de nuestro organismo (colon, encías, articulaciones) y se usa con éxito para artritis reumatoide, osteoartritis, etc., por su componentes antiinflamatorios (gingeroles, capsaicina o curcumina). Es muy beneficioso para patologías asociadas a la inflamación, como la diabetes y la obesidad.

Alivia las náuseas

Un remedio casero muy sencillo que puedes usar para aliviar las náuseas, independientemente de la causa que te las produzca (mareo en coche, embarazo…), es masticar un trozo pequeño de jengibre o rallarlo y añadirlo a un vaso de agua.

Tiene propiedades adelgazantes

Tomar jengibre antes de las comidas nos sacia, consiguiendo que comamos menos cantidad de alimentos. Además, sus propiedades ayudan a acelerar el metabolismo, lo que permite quemar más grasas de las que generalmente el cuerpo consume.

Mejora problemas digestivos

El jengibre puede ser un gran amigo para prevenir venas varicosas, mejorar el estado de los capilares sanguíneos, la circulación de la sangre y prevenir la formación de coágulos.

Estimula la circulación de la sangre

Debido a los fenoles que contiene, el jengibre ayuda a aliviar problemas del tracto digestivo como la irritación y estimula la producción de saliva y bilis favoreciendo la absorción de nutrientes.

También se usa para combatir la bacteria Helicobacter pylori y posee acción carminativa, que ayuda a eliminar gases acumulados y las molestias que causan.

Ayuda en la recuperación del resfriado y gripe

Una infusión de jengibre [ver aquí cómo prepararla], mejora la tos, la garganta irritada, la congestión nasal, la bronquitis y problemas respiratorios.

Reduce el dolor

Tanto si se usa de forma interna o externa, nos puede ayudar a reducir el dolor de tipo muscular, premenstrual y articular. Esto es debido a las propiedades analgésicas de los gingeroles que contiene, que además también son antioxidantes.

¿Cómo se toma el jengibre?

Este rizoma se puede consumir fresco, en polvo, en zumo, y se puede incluir en los batidos verdes. Se debe pelar y no es necesario añadir grandes cantidades, entre 1 y 3 cm de jengibre es suficiente. Se puede aplicar de forma externa y local para torceduras, esguinces, moretones y golpes, inflamaciones locales, artritis, etc.

Fuentes:
Ecoagricultor
Mejor con salud

La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.