Abuela Pepa: propiedades y beneficios del cardo mariano

Cardo mariano. El «guardián del hígado»

Es una planta medicinal usada en la antigüedad para desintoxicar el organismo y regenerar el hígado. De hecho se la conoce como «el guardián del hígado».

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DEL CARDO MARIANO

Protege contra la cirrosis

Ayuda a regenerar la células dañadas del hígado y por sus principios anticirróticos mejora la progresión de esta enfermedad.

Piedras en la vesícula

Es eficaz para combatir los problemas de vesícula e impedir la formación de piedras en la misma.

Desintoxica el organismo

Es muy útil para eliminar las impurezas del hígado en caso contaminación química, por ello se recomienda el cardo mariano si se han tomado muchos antibióticos, antiinflamatorios, corticoides…

Contra el cáncer

Algunos estudios demuestran que el cardo mariano aumenta los niveles de glutatión, un poderoso antioxidante, que reduce los radicales libres y estimula la limpieza hepática, protegiendo así las células del hígado y del riñón de los efectos tóxicos de la quimioterapia.

Propiedades digestivas

Al estimular el hígado, favorece la producción de bilis, que ayuda en el proceso digestivo. También tiene propiedades curativas en caso de digestiones pesadas.

Contra la diabetes

Los principios activos del cardo mariano reducen el azúcar en la sangre, y en diabéticos, esta planta es de gran ayuda contra la resistencia a la insulina y las hiperglicemias. También impide el daño que produce el exceso de azúcar en las células, reduce los radicales y ayuda a reducir o a retrasar la evolución de la diabetes.

Bueno para el corazón y sistema cardiovascular

Ayuda a combatir la hipotensión y es un cardioprotector. Gracias a los efectos descongestionantes de la circulación abdominal, es útil también a tratar las hemorroides.

Y además…

Es bueno para tratar el acné, la fiebre, los síntomas de las alergias y mareos en los viajes.

DESCUBRE AQUÍ cómo preparar una infusión de cardo mariano

Fuentes:
Botanical online
Mejor con salud
Natursan

Recuerda que cualquier tratamiento a base de plantas medicinales o especias debe ser supervisado por un médico o especialista, ya que algunas plantas tienen sustancias que tomadas en cantidades excesivas pueden ser perjudiciales para la salud. Además, si se tiene alguna enfermedad o se sigue algún tratamiento, pueden interferir el mismo.