Abuela Pepa: propiedades y beneficios de la pera

La pera es una fuente llena de hierro, cobre, antioxidantes, vitamina A, B, C, calcio...

Un consumo regular de esta fruta, ofrece una gran cantidad de beneficios para tu salud y para tu piel. Aunque hay más, aquí te mostramos los más relevantes.

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DE LA PERA

Ayuda a la digestión y a la salud intestinal

La fibra de las peras actúa como un agente de carga en los intestinos facilitando el tránsito de los alimentos a través de ellos. También estimula la secreción de jugos gástricos y digestivos y regula los movimientos intestinales, reduciendo las posibilidades de estreñimiento y/o diarrea.

Elimina radicales libres


Al igual que muchas frutas, la pera posee una gran cantidad de antioxidantes que facilitan la eliminación de los radicales libres, causantes de enfermedades degenerativas.

Ayuda a reducir el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer

Una excesiva cantidad de ácidos biliares en el intestino puede aumentar el riesgo de padecer cáncer de colon, así como tener problemas intestinales.

La fibra que contiene la pera tiende a alojarse en el ácido biliar ayudando a prevenir el riesgo de cáncer de colon. Además, sus fitonutrientes actúan para reducir el riesgo de cáncer gástrico. Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud y la Asociación Americana de Jubilados a cerca de 500.000 personas, reveló que el consumo de peras puede reducir el riesgo de cáncer de esófago.

Reduce la presión arterial

Tiene un elevado contenido en potasio. El potasio es un vasodilatador que además de reducir la presión arterial, también reduce la tensión, evitando la formación de coágulos o daño al sistema cardiovascular. Además, aumenta el flujo de sangre y oxigena los órganos.

Reparadora de los tejidos

La pera influye a la hora de conseguir que el metabolismo de nuestro cuerpo funcione correctamente y está presente, debido a la vitamina C que contiene, en la síntesis de nuevo tejido de algunos órganos y estructuras celulares del cuerpo.

Gracias a los altos niveles de ácido ascórbico, acelera la cicatrización de heridas pequeñas, golpes, pequeños cortes… y además influye en la reparación de los vasos sanguíneos dañados.

Ayuda a promover tu sistema inmune

La vitamina C es muy beneficiosa para el sistema inmunológico, porque estimula la producción y la actividad de las células blancas de la sangre. Hoy en día, esta fruta es sugerida en la dieta para eliminar el resfriado común, gripe y otras enfermedades leves.

Influyen en la mejora de la circulación sanguínea

Por su contenido en cobre y hierro, que mejoran la absorción de los minerales en el sistema, está recomendada para personas que sufren de anemia o deficiencias de minerales, aumentando tus niveles de glóbulos rojos en sangre.

Cuida el corazón

Los estudios han demostrado que la fibra influye a la hora de reducir los niveles de colesterol «malo» porque se une a las sales biliares ayudando a expulsarlas del cuerpo. El consumo regular de peras pueden reducir hasta en un 50% las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

Muy buenas para las dietas de adelgazamiento

La pera solo tiene, en promedio, un poco más de 100 calorías, lo que la convierte en una de las frutas más bajas en calorías.

Posee efectos antiinflamatorios

Sus antioxidantes y flavonoides pueden inducir efectos anti-inflamatorios y reducir el dolor asociado con la inflamación. Por lo que puede ayudar a disminuir los síntomas de la artritis, enfermedades reumáticas o gota.

Ayuda a tener unos huesos más fuertes

Las peras tienen elevado contenido en minerales (magnesio, manganeso, fósforo, calcio y cobre). Esto significa que influirá en la disminución de la pérdida de mineral óseo.

Beneficiosas para la piel, cabello y ojos

Las peras son muy ricas en vitamina A y componentes como luteína y zea-xantina, que actúan como un antioxidante reduciendo los efectos del envejecimiento en la piel, arrugas y las llamadas «manchas de la edad». Además, también pueden ayudar a reducir la pérdida del cabello, degeneración macular y cataratas.


La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.