Abuela Pepa: propiedades y beneficios de las calabazas

La calabaza, protectora de la próstata y de la felicidad

- Protege la próstata
- Ayuda a sentirse bien
- Buena para la hipertensión
- Cuida nuestro estómago
- Buena para adelgazar
- Cuida la vista
- Diurética
- Antioxidante
- Buena para el estreñimiento
- Saludable para el corazón
- Mejora el sueño
- Protege la piel
- Favorece la recuperación después del ejercicio
- Mantiene los niveles sanguíneos


La calabaza pertenece a la familia de las Cucurbitáceas como la sandía, melón o pepino. Es una hortaliza que tiene vitaminas C, E, B6, B3, B2, B1, A (betacaroteno) y B9, minerales (potasio, fósforo, calcio, magnesio, sodio, hierro y zinc).

BENEFICIOS Y PROPIEDADES DE LA CALABAZA

Protege la próstata

Las calabazas son una fuente rica de zinc, mineral fundamental para una próstata sana, que reduce el riesgo de cáncer de próstata. Además, el zinc también ayuda a combatir esta enfermedad.

Ayuda a sentirse bien

Mejora el estado de ánimo porque contiene triptófano, que ayuda a combatir la depresión. El triptófano se convierte en serotonina y niacina en el organismo, mejorando así el estado de ánimo y haciendo sentir más felicidad.

Buena para la hipertensión

Muy saludable para aquellas personas que tienen la tensión alta, debido que tiene un alto contenido en potasio y muy bajo en sodio.

Cuida nuestro estómago

Contiene mucílagos que protegen la mucosa del estómago, por lo que es recomendable para los que padecen gastritis, digestiones pesadas o lentas, ardor de estómago, acidez o úlcera gastroduodenal.

Buena para adelgazar

Aporta muy pocas calorías y además es muy saciante por su contenido de fibra, por lo que es ideal añadirlo a la dieta, si se quiere adelgazar.

Cuida la vista

Es por el aporte de betacaroteno (vitamina A) que contiene la calabaza. Lo que contribuye a mantener una buena salud de la vista y a prevenir o retrasar enfermedades degenerativas de la misma.

Diurética

Su alto contenido en potasio estimula la producción de orina y su eliminación, eliminando del organismo el exceso de líquido acumulado.

Antioxidante

Al igual que el tomate, la calabaza contiene licopeno, un fitoquímico muy potente que tiene acción antioxidante, por lo tanto retrasa el envejecimiento, favorece el sistema inmunológico, tiene acción antiinflamatoria y contribuye a prevenir enfermedades degenerativas. Cuanto más naranja es la calabaza más licopeno posee.

Buena para el estreñimiento

La calabaza tiene un elevado aporte de fibra dietética que ayuda a regular el tránsito intestinal previniendo o mejorando el estreñimiento.

Saludable para el corazón

El magnesio que contienen las semillas de calabaza ayudan a un adecuado bombeo del corazón y a la formación de dientes y huesos.

Mejora el sueño

Es por un aminoácido que contienen las semillas de calabaza, llamado triptófano, que se convierte en serotonina y mejora el sueño.

Protege la piel

Los carotenoides presentes en calabazas de color naranja, no solo ayudan a prevenir el cáncer de piel, sino que mantiene la piel libre de arrugas y la protege de daños provocados por el sol.

Favorece la recuperación después del ejercicio

La calabaza es un alimento muy energético (en proporción, más que los plátanos) ya que contiene más potasio, que es un reconstituyente y ayuda en la recuperación después del ejercicio físico.

Mantiene los niveles sanguíneos

La calabaza es rica en hierro, que regula el suministro de sangre en el cuerpo y la producción de nuevos tejidos sanguíneos. Además, el hierro mantiene los niveles sanguíneos y proporciona energía a todo el cuerpo.


La OMS recomienda tomar entre 3 y 5 frutas y verduras diarias. Algunas investigaciones apuntan a que la ingesta debe ser de siete, e incluso diez, pero siempre más verdura que fruta. Si te lo puedes permitir, es mejor que sean ecológicas, así evitarás pesticidas y sustancias tóxicas que suelen añadirle en su producción y transporte.
Las frutas suelen tener muchos minerales, como el potasio, por lo que si se está tomando algún medicamento o se padece alguna enfermedad relacionada, se debe consultar primero con un médico. Si se tiene intolerancia o alergia a algún tipo de fruta o sustancia que esta contenga, no se debería de comer.
Antes de realizar cualquier tipo de dieta o remedio a base frutas, verduras y/o plantas, consulte con su médico o un especialista.